Blog

Las demandas colectivas en auge

  • febrero 2016
  • Posted By ub Consultores
  • 0 Comments

Desde hace varios años estamos acostumbrados a leer noticias sobre demandas colectivas, además los recientes casos de Bankia, Volkswagen o Funnydent con multitud de afectados han puesto en auge este tipo de demandas. Por ejemplo, ADICAE, sólo en cláusulas suelos tiene presentadas más de 64 demandas colectivas que representan a 11.000 afectados.

grupo3

Las demandas colectivas permiten a consumidores afectados demandar a alguien por los daños causados por alguna acción común u omisión. Como en cualquier litigio importante, hay ventajas y desventajas en las demandas colectivas. Además es necesario analizar en cada caso en concreto las trabas jurídicas y procesales que podemos encontrarnos en este tipo de procedimientos judiciales.

Tanto la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios como la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC) amparan este sistema de denuncia para las asociaciones de consumidores, y  poco a poco la normativa ha introducido novedades para que la acción colectiva en España sea eficaz,  pero esta herramienta sigue sin funcionar correctamente y muchas de estas acciones no son admitidas a trámite por los tribunales.

Desde nuestro despacho de abogados, Consultores UB queremos matizaros ciertos aspectos a tener en cuenta en los procedimientos colectivos:

1.- La falta de toma de decisiones de control. Debe tenerse en cuenta que las decisiones son colectivas, uno no puede imponer su voluntad. No obstante, los profesionales del despacho de abogados valorarán cada caso concreto y deberán informar a cada afectado individualmente.

2.- Los costes del procedimiento se dividen entre todos los demandantes, lo que supone que los afectados puedan acceder a la justicia ya que este procedimiento resulta más económico que una demanda tradicional. Además no hay que olvidar que todo juicio implica cierto riesgo, así que si se pierde el juicio y se imponen las costas de contrario, este coste por persona se reduce de forma importante en las demandas colectivas.

3.- En cumplimiento de la normativa legal vigente, resulta imprescindible, que todos los interesados en adherirse a la demanda otorguen un poder notarial a favor de los abogados que interpongan la demanda colectiva y de los procuradores que actúen en su representación.

4.- Las demoras en estos procedimientos suelen ser habituales. La Justicia española está saturada y ante casos colectivos que la documentación adjunta  a la demanda es copiosa sería necesario una aportación y mejora de medios para que los tribunales contasen con toda la ayuda para hacer frente a este tipo de demandas.

5.- La fuerza que pueden tener los consumidores agrupados y organizados bajo una causa legítima y común preocupa a las empresas demandadas ya que el daño que se hace a su imagen es considerable.

6.- Si la demanda colectiva no tiene éxito, los afectados normalmente no tienen derecho a presentar demandas individuales en una fecha posterior. Por ello, en estos casos los afectados deben sopesar detenidamente todas las posibilidades para su caso en concreto.

Pero más allá de estos retrasos y de las reticencias en la práctica de la tutela judicial colectiva, lo cierto es que la tendencia es imparable. Además el Tribunal Supremo ha avalado en sentencia del 2015 el uso de estas demandas colectivas para reclamar los daños y perjuicios sufridos por causas comunes que los Tribunales de 1ª Instancia no admitían hasta ese momento, el Tribunal Supremo considera que esta fórmula abarata los costes que suponen los procedimientos y evita además sentencias contradictorias.

http://www.ubconsultores.com

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *