Blog

El Derecho al Olvido

  • marzo 2016
  • Posted By ub Consultores
  • 0 Comments

A estas alturas ya casi todos hemos oído en alguna ocasión hablar del “derecho al olvido”, no obstante su aplicación sigue dando verdaderos quebraderos de cabeza. Según la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), es el “derecho al olvido hace referencia al derecho que tiene un ciudadano a impedir la difusión de información personal a través de Internet cuando su publicación no cumple los requisitos de adecuación y pertinencia previstos en la normativa”.

En España, la “historia del derecho al olvido” empezó en 1998, cuando un ciudadano español publicó en el periódico La Vanguardia dos anuncios sobre una subasta de inmuebles relacionada con un embargo por deudas a la Seguridad Social. El hombre solucionó el embargo y el asunto quedó olvidado, pero doce años después descubrió que, al introducir su nombre y apellidos en Google, su nombre todavía aparecía vinculado a ese caso, lo que suponia un perjuicio a su reputación, es entonces cuando decide recurrir a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), la reclamación no es aceptada y el caso llega hasta el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea obteniendo un resultado positivo.

 

google 2

 

Está claro que el boom de la reivindicación de ese derecho al olvido está ligado a la funcionalidad de los buscadores como Google, ya que casi todos hemos tecleado nuestro nombre para ver qué información relativa a nosotros aparece en la red; parte del problema surge cuando algunos de esos datos puede atentar contra el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen del individuo y en definitiva vulnerar el derecho a la protección de datos. Y la inmediatez en la obtención de información de cualquier individuo ha provocado la preocupación y con ello el auge del derecho al olvido.

En estos últimos años han ido surgiendo multitud de sentencias en relación a este asunto. Entre ellas, debemos destacar la sentencia del pasado 13 de mayo de 2014, del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que dictó sentencia contra el buscador Google. La Sentencia interpreta que la actividad de un motor de búsqueda de recoger información publicada o puesta en Internet por terceros, indexarla de manera automática, almacenarla temporalmente y, por último, ponerla a disposición de los internautas según un orden de preferencia determinado, debe calificarse de tratamiento de datos personales y considerándolo responsable de dicho tratamiento.

Después de la resolución del llamado “Caso Google”, en España, el Tribunal Supremo dicto la primera sentencia sobre el llamado “derecho al olvido digital” en la que establece que las informaciones perjudiciales que afecten a personas sin relevancia pública no deberán estar accesibles en los buscadores de internet cuando el paso del tiempo haya hecho perder relevancia a la noticia.

La decisión del Pleno de la Sala Civil establece que en esos supuestos los propios medios de comunicación deberán encargarse de impedir que la noticia pueda ser archivada en los buscadores de internet.

Podéis leer la sentencia al completo en el siguiente enlace: http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Poder-Judicial/Noticias-Judiciales/El-Supremo-reconoce-el–derecho-al-olvido–digital-de-dos-procesados-implicados-en-un-caso-de-drogas-en-los-ochenta

A partir de estas sentencias, Google facilita un formulario web (https://support.google.com/legal/contact/lr_eudpa?product=websearch&hl=es ) para realizar una solicitud de cancelación de datos. No obstante, en la propia página nos informan que la evaluación de la solicitud se hace de manera individualizada y que el trámite puede tardar varios meses ya que han recibido miles de solicitudes desde publicación de la resolución del TSJE.

La última noticia publicada al respecto del derecho al olvido digital, es la Sentencia del Tribunal Supremo de este año donde el Alto Tribunal da la razón a Google Spain y le exonera de la corresponsabilidad en el tratamiento de datos personales sobre el derecho al olvido.

Según esta sentencia, sólo Google Inc. con sede central en California (Estados Unidos) es el responsable del tratamiento de datos, por lo tanto es ella a la que le corresponde en exclusiva la determinación de los fines, condiciones y medios de tratamiento de datos; y  añade que la labor de la filial se limita a una actividad de promoción de la contratación de servicios y de apoyo publicitario. La resolución dictada no sólo implica que las reclamaciones en relación al derecho al olvido deberán realizarse a la sede central de Google sino también que tumba la resolución de la Agencia española de Protección de Datos (AEPD) de 19 de enero de 2010, en relación a Google Spain, y deja en una situación complicada las diversas sentencias de la Audiencia Nacional centradas directamente en las reclamaciones realizadas por el derecho al olvido.

Por todo ello, podemos afirmar que la historia continuará…

www.ubconsultores.com

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *